Mocasines españoles

por | Febrero 12, 2017

zapatos castellanosEl mocasín tradicional, conocido como castellano o castellanos, ha sido desde siempre símbolo de elegancia y calidad, tener unos castellanos, es poseer algo más que unos zapatos. Los zapatos castellanos deben estar en cualquier fondo de armario, quedan bien con todo, tanto si el estilo es informal o elegante.

Un poco de historia

La firma Castellano, empezó su andadura en el año 1920, en Madrid. Sus fundadores comenzaron con una producción muy pequeña, ya que solo disponían de un taller, el cual fabricaba los zapatos de manera totalmente artesanal, montados y cosidos a mano, con las mejores pieles. Los zapateros tomaban las medidas del pie del cliente y elaboraban una horma exclusiva para él, este detalle aumentaba la exclusividad de los mocasines, convirtiéndolos en auténticas joyas, que solo algunos podían disfrutar. El éxito fue tal, que empezaron a fabricarlos también para el público femenino.

En los años 60, en Madrid, los seguidores de las últimas tendencias en moda, calzaban mocasines de potro con flecos y borlas. En los 70, eran conocidos a nivel nacional, eran muchos los jóvenes que los llevaban como complemento a la falda escocesa con alfiler, tan de moda en esa época. En los 80, estaban de moda los modelos 200 y 2200. En los 90, el modelo 800 se convirtió en el mocasín de moda. En la actualidad se pueden encontrar multitud de modelos, incluso muchos de ellos forrados de lana y borrego. Su precio oscila, según el modelo, entre los 109 y los 200 euros.

Adornos en el empeine de los zapatos castellanos

  • Detalle metálico o mixto- Adorno de metal, casi siempre dorado, que en ocasiones se combina con tela o cuero.
  • Detalle de lazo- Cordón de cuero con forma de nudo o lazo. En el modelo “Rubinacci”, el detalle es minúsculo.
  • Detalle de borlas- Se caracteriza por llevar dos borlas, también se llaman Tassel.
  • Detalle antifaz- Pieza de cuero con forma de antifaz, parecido al antifaz que usaba “El Zorro”.
  • Sin ningún adorno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *